PASEO CAYALÁ es el corazón cívico y comercial de Cayalá, una nueva ciudad que crece establemente en el este de la Ciudad de Guatemala. En el 2002, Estudio Urbano propuso Cayalá como una extensión vibrante y humanista de la ciudad, e invitó al maestro y planificador Léon Krier para unir fuerzas y crear así una asociación formidable que comenzó en un charrette en el 2003. El diseño galardonado resultante para Cayalá brinda un ambiente sostenible, seguro, de uso mixto y orientado a los peatones que revive la identidad arquitectónica única de Guatemala y ofrece una forma de vida radicalmente diferente de los desarrollos típicamente desconectados y orientados al automóvil en la ciudad de Guatemala.

Las pequeñas cuadras urbanas de Paseo Cayalá, las alturas de edificios de tres a cuatro niveles, la red peatonal de calles y bulevares y los espacios públicos acogedores están completamente integrados para promover la interacción social entre residentes y visitantes por igual. Sus encuentros diarios se han convertido en acontecimientos normales, siendo estos los pilares para la edificación de esta nueva comunidad. Simultáneamente, la identidad cultural se enfatiza a través de tipos arquitectónicos que respetan la historia y se adaptan a los propósitos del siglo XXI. Distribuido en varios barrios interconectados en más de 21 hectáreas, la primera fase importante del ambicioso plan maestro de Cayalá se inició en el 2009. El centro abierto de la ciudad, Paseo Cayalá, se completó en secciones que se inauguraron en 2011, 2012 y 2017 respectivamente, obteniendo numerosos elogios para Estudio Urbano y su cuadro internacional de arquitectos colaboradores. Paseo Cayalá es una joya dentro del plan maestro general y establece el tono, y las altas expectativas, para el resto del desarrollo.

Las nuevas cuadras de Paseo Cayalá presentan una variedad de edificios de uso mixto de varios pisos, estructuras comerciales, pabellones de estacionamiento, complejos de entretenimiento, mercados y grandes edificios cívicos y sagrados impregnados del ADN regional. Los edificios públicos típicamente se adornan con estuco, y molduras y marcos de piedra. Los balcones son a menudo de madera que cuentan con hierro forjado decorativo y los techos están cubiertos con tejas tradicionales de barro. Las encantadoras columnatas definen este distrito comercial y hacen referencia a los pórticos de madera de las plazas del Nuevo Mundo colonial español–como el Parque Central de Antigua Guatemala–y aprovechan las vistas espectaculares, el clima y también protegen a los visitantes durante la temporada de lluvias. Detalles como ventanas octogonales o de roseta, cornisas ornamentadas, bolardos de esquina, pináculos, consolas, fuentes de pared, celosías de madera y chaflanes están bellamente adaptados para definir fachadas, establecer ritmo y alternancia a lo largo de las calles, creando así texturas que animan el paisaje urbano y mejoran la experiencia humana.

La consistencia de la escala relacional, el vocabulario arquitectónico y los materiales claramente permiten que los edificios públicos más elaborados de Paseo Cayalá–el Gran Salón Azaria del arquitecto Richard Economakis, la Torre del Mercado del arquitecto y urbanista Léon Krier, y la Iglesia de Santa María Reina de la Familia de Estudio Urbano–se destaquen como hitos importantes dentro de Paseo Cayalá y como puntos geográficos de referencia. Aunque contemplados individualmente por diferentes arquitectos, estos edificios están diseñados para trabajar colectivamente como buenos vecinos: las estructuras juntas representan la variedad dentro de la unidad y son emblemáticas de una sociedad esperanzada y colaborativa.

El orgullo del lugar y el sentido de comunidad que emana de Paseo Cayalá proviene del profundo conocimiento de Estudio Urbano de la planificación urbana tradicional, combinado con una pasión por las formas clásicas y el patrimonio arquitectónico español e indígena. Arcadas, pérgolas, mobiliario urbano, pabellones, monumentos y fuentes complementan la arquitectura y el plan maestro. Estos refuerzan la naturaleza encantadora y tranquila de la ciudad, mientras que los motivos decorativos reflejan las tradiciones locales tan significativas. Cada detalle dentro de Paseo está en armonía con el panorama general y la visión de Cayalá. Es importante destacar que la insistencia y abogacía de Estudio Urbano para el uso de materiales naturales, ventilación e iluminación natural, y la reducción de la dependencia del automóvil tienen un impacto positivo y continuo en el bienestar de los residentes, la vida útil de los edificios y la creciente economía de Cayalá.

Créditos:

Plan Maestro: Léon Krier y Estudio Urbano
Arquitectura: Léon Krier, Arq. Pedro Pablo Godoy Barrios, Arq. María Sánchez, Richard Economakis, Estudio Urbano
Diseño de Paisaje: Marc Landers
Planificación: Grupo Cayalá
Desarrollador: Grupo Cayalá
Contratista General: Grupo Cayalá